3 hábitos que me llevo del 2021

contemporary monthly calendars and clips on pink table

En lo personal fue un año de bastantes cambios, con momentos muy buenos y también de los otros. Lo que seguro cambió fue mi relación con la tecnología. Aprendí a observar más de cerca cómo uso mi celular, las redes sociales y lo que eso provoca en mi día a día. No voy a decir que termino el 2021 siendo un maestro zen de la higiene digital pero sí aprendí un par de trucos que me sirvieron para mejorar mi relación con la tech y los quiero compartir con ustedes.

Menos notificaciones, más vida

Cuando prestamos atención nos damos cuenta de que estamos inundados de notificaciones, todo el tiempo en todo lugar. Mail, apps, videollamadas, videos, smartbands. Todo, absolutamente todo intenta atraer nuestra atención. No importa lugar, situación o comodidad, constantemente nos llegan impulsos para recordarnos de ese mensaje, correo o vaso de agua al cual debemos regalarle unos segundos, que pueden terminar en horas.

Empecemos diciendo lo que todos sabemos: No es fácil desactivar las notificaciones de las apps. La costumbre y hasta quizás los procesos biológicos que producen nos dificultan tomar este paso. De hecho, con mi trabajo, aún no he podido solucionar las notificaciones de WhatsApp y es uno de los objetivos 2022.

Para tomar coraje, empecé por desactivar todas las de las apps que no suman valor a mis días y apenas uso en el año. También me acostumbré a denegarle los permisos de notificaciones cada vez que instalo una nueva. Luego seguí por desactivar las del mail y redes sociales que son las que más cuesta dejar ir pero también las que más tiempo nos roban.

Un punto extra pero sumamente necesario fue eliminar TODAS las notificaciones de mi smartwatch. Un antes y un después.

Límites al tiempo en pantalla

Lo que siguió a la baja en las notificaciones fue intentar disminuir mi tiempo ocioso frente a la pantalla. Digo ocioso porque no se trata de estigmatizar todo el tiempo en pantalla como algo negativo, de hecho hay quienes dicen que no tenemos que prestarle atención a este indicador, pues cada uso de pantalla es distinto.A pesar de ello, es posible distinguir usos más productivos que otros, y a estos segundos son los que ataqué en 2021.

Para eso establecí límites de horarios a las redes sociales por día: 45 minutos máximo para Twitter e Instagram juntos. Había arrancado con un poco más de una hora pero decidí que podía incluso ser menos. Para esto usé las herramientas de «Tiempo en pantalla» que traen los nuevos sistemas operativos de celulares o tablets. Ya sea iPhone o Android, los dispositivos incluyen la posibilidad de limitar el tiempo, los horarios y días de la semana que queremos usar una aplicación.

También empecé a dejar el celular en casa cuando voy a cenar con mi esposa o a dejarlo en el bolso si estoy con amigos o una reunión familiar. Estar permanentemente pasando las stories o viendo qué hay de nuevo en Twitter no me permitía concentrarme en lo que estaba viviendo y hay momentos que no se repiten.

Amantes pero en camas separadas

Por último, una modificación que hacía tiempo quería incluir en mi rutina y a la cual me animé en este 2021: Dormir con el celular en otra habitación. Aquellos que me conocen saben que dormir no es lo que se me da mejor, por eso cuando me despertaba de noche tenía la tentación de agarrar el celular y ponerme a ver las redes o contar cuántas horas faltaban para levantarme.

En 2021 cambié el enfoque: una hora antes de dormir voy dejando el celular en el living y queda allí toda la noche hasta que al otro día voy a desayunar. Dicen los que saben que dejar de exponernos a la luz azul de la pantalla nos permite conciliar mejor el sueño y a bajar paulatinamente los niveles de atención para un descanso pleno, además de otros beneficios a la salud.

De nuevo, no voy a decir que a partir de este cambio soy el que mejor duerme todas las noches, pero sin dudas ha mejorado mis descansos y me siento más fresco al levantarme.

Y ustedes, ¿Qué hábito adoptaron en 2021 y quieren profundizar en 2022? ¿Ya tienen alguna de estas tres costumbres?

Deja tu comentario