Reseña de Libro: Brotopia

Brotopia - Chang Profile book

Su título completo es «Brotopia: Breaking Up The Boys’ Club Of Silicon Valley» (2018) y en él, Emily Chang, periodista de Bloomberg Technology, hace un repaso sobre la falta de diversidad, las prácticas de exclusión, y los abusos en la industria más importante del mundo.

Las preguntas sobre las que gira el trabajo de Chang son, ¿Cómo serían las empresas tecnológicas si existiera una mayor participación de mujeres en todos sus niveles? ¿Cuánto ha impactado la prevalencia de hombres en el desarrollo de las redes y herramientas que usamos todos los días? Con ejemplos de prácticas machistas y falta de diversidad en Silicon Valley -La bro culture, de allí lo de Brotopia– Chang pretende ampliar la mirada y sacudir los estereotipos que se esconden en los sueños de la industria tech, alimentados por hollywood (Hola, Red Social).

Habiendo leído muchas veces la historia de internet y las computadoras, el relato de Chang es sumamente refrescante. Nos hace revisar decisiones tomadas por las empresas pioneras allá por los años ’70 y cómo ellas han contribuido al relato hegemónico de Silicon Valley como un lugar de hombres, jóvenes, nerds, blancos y heterosexuales. El discurso de la meritocracia, tan impulsado por algunos como Peter Thiel, fundador de PayPal, parece haber dejado a unos cuantos por el camino. Esta forma de programar las bases del internet podría explicar muchos de los problemas que vemos hoy en las redes sociales, como el trolleo, la violencia indiscriminada y espacios altamente polarizados.

Las entrevistas de varias CEOs y directivas de gigantes como Uber, Google y Facebook dan cuenta de un ambiente de alta desigualdad de oportunidades para mujeres y grupos minoritarios. Según varios relatos, no es solo un problema de que haya menos mujeres egresadas de las carreras STEM, sino todo un sistema con dinámicas de poder tóxicas, que les cierra las puertas o una vez dentro las empuja hacia afuera. Desde los perfiles más requeridos, a la forma en que son tomadas las entrevistas, los happy hours en strip-clubs, las fiestas en saunas donde se cierran negocios, o las altas exigencias para quedarse en la oficina fuera de hora: todo diseñado para retener ciertos talentos y excluir otros.

Los problemas no se limitan a las empresas o caras que todos conocemos. Este tipo de prácticas y cultura-bro impacta en los puestos de técnicos de programación, así como en la participación en gerencias, direcciones o la cantidad de fundadoras de empresas. Además a través de lo diferentes capítulos nos vamos dando cuenta que el problema resulta estructural, alcanzando prácticas en todo el ecosistema ‘cool’ del Valle, como los fondos de inversión, los eventos de networking, los ángeles inversores y los bancos. Sin embargo, también hay que señalar que existen buenos ejemplos de prácticas empresariales, como los casos de Slack y los desarrolladores del juego League of Legends, que invitan a pensar que otras soluciones son posibles.

Brotopia resulta una lectura obligada para todos aquellos interesados en generar una mayor inclusión de las mujeres en la industria tecnológica. La autora reconoce que el sistema está mal programado pero ello no quiere decir que toda esperanza este perdida. Si Silicon Valley ha sido capaz de introducir disrupciones cambiando la vida de todos, ¿Por qué no ser disruptivos en integrar más miradas?

Brotopia Cover

Deja tu comentario